Toponimia y gentilicio

Comparte en tus redesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Sayago, toponimia y gentilicio.

 

Foto del ayuntamiento de Bermillo de Sayago (Zamora)

Foto del ayuntamiento de Bermillo de Sayago (Zamora)

La palabra Sayago tiene una posible relación con los yacimientos mineros de época céltica, pudiendo derivar de la palabra céltica Salliacum. Sus formas medievales serían: Saliago, Salago, Salagu y Sayago.

También se relaciona con sayo, sayal, capa o «sagum» celtibérico y lusitano de color pardo, buriel o vellorí de las ovejas llamadas negras. Se pagaban como tributos por los vencidos celtíberos a las tribus romanas. Con el «paño sayal» se confeccionaron (hasta finales del siglo XIX, principios del XX), todas las prendas externas de la indumentaria sayaguesa.4

Otros autores buscan el origen de Sayago en el antiguo reino de Sabaria o Sibaria, en tanto que:

Según el texto de San Isidoro, Sabaria ab eo omnis devita est; y más claramente, según el Bidiacense, que llama provincia de Sabacia y Sabua a sus habitantes, que en otros códices se escriben Sagos, es muy regular que si ésta fue la Sibaria de Antonio, venga de aquí el nombre de Sayago y Sayagueses.

Su nombre podría ser la forma leonesa de Sanctus Iacobus (Santiago).

Algunos autores resaltan el posible origen árabe del término Sayago. En este sentido, Pérez Viñuela indica que:

En relación con los nombres de los pueblos de posible origen árabe debemos fijar nuestra atención en todos los que están formados por tres consonantes ya que la mayoría de los nombres, adjetivos y verbos árabes son de raíz triconsonántica y le dan escasa importancia a las vocales, y dentro de éstos a los que además tengan sólo las vocales, a, i, u, sin olvidarnos de los que empiecen por ar. Creemos que existen topónimos procedentes de la lengua árabe antigua, es decir, anterior a la clásica que es la que se habla en la actualidad, como: Sayago, Ganáme, etc. que derivan de nombres propios o de la característica destacada del terreno. Hay otros más claramente procedentes del árabe clásico, como: Almeida y Alfaraz. Peñausende es de origen germánico, y significa Peña de Gusende; Sayago, parece que significa valiente; Ganáme, Oveja; Almeida, la mesa de comer y Alfaraz y Fariza, significan caballero. Si le quitan a Alfaraz el al, que es el artículo, les quedan las mismas consonantes, en árabe se lee fariz que es caballero. Estas dos últimas han seguido la misma evolución que en el español la palabra caballero.

Según la RAE, el término sayagués tiene las siguientes acepciones:

  • Natural de Sayago.
  • Perteneciente o relativo a este territorio de la provincia de Zamora, en España.
  • Se decía de las personas toscas y groseras.
  • Habla arrusticada que se finge dialecto leonés de la comarca de Sayago, utilizada por personajes villanescos en el teatro español de los siglos XV al XVII.

El refranero se refiere al sayagués con dichos como:

  • “Al sayagués, ni le quites ni le des. Si le das, no lo agradece; si le quitas, no lo merece”.
  • “Al sayagués, ni le quites ni le des. No le quites que no lo merece. No le des que no lo agradece”.
  • “El sayagués modorro es”.
  • “El sayagués por el interés”.
  • “Pantalón de pana, remiendo al culo, sayagués seguro”.
  • “Si el sayagués come gallina, malo el sayagués o mala la gallina”.
  • “Sayaguesa modorra, fina como una zorra”.

El gentilicio de los naturales de esta comarca es sayagués.

Información obtenida de Wikipedia.

Comparte en tus redesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *